jueves, 15 de octubre de 2015

EL INSOMNIO, UNA MANERA DE PATERNIDAD, 2






El insomnio es una manera de paternidad. 

Noche y día se confunden. El cuerpo permanece alerta y las hormonas generan la ambrosía necesaria para la supervivencia.

El tiempo, súbitamente, se detiene. No importa la fecha del calendario. Paul es el único reloj y los padres somos manecillas rodeando su ser.

Hasta que él no duerme, el hogar no descansa. A veces uno se aferra a un buen libro, se escapa a un rincón para leer o escribir pero la concentración nunca es total. Un estado de vigilia preside cualquier actividad.

Cuando intenta coger el sueño, pasear frente a la estantería, con él en brazos, y hacerse preguntas sobre los poemarios que allí habitan, no es una mala opción.





No hay comentarios:

Publicar un comentario